Y tú: ¿por qué corres?

Estoy segura de que si has corrido o corres, sea como principiante o como atleta experto, has escuchado esa pregunta en más de una ocasión.

¿Por qué corremos? ¿De dónde ha salido ese “boom” por el atletismo popular que existe hoy en día?

Yo pienso que puede ser debido a una combinación de factores: aparte de la exigencia estética que siempre ha estado presente en nuestra sociedad y de ese culto al cuerpo que se nos pretende inculcar desde los medios, creo que en los últimos años ha habido un cambio de paradigma que es lo que ha hecho que no se tenga tan en cuenta ese factor estético si no que se nos anime a realizar deporte por los beneficios que conlleva para la salud.

Hace unos años nadie hablaba en los medios de la importancia de comer sano para prevenir enfermedades, de la función que ejerce el deporte a nivel psicológico, etc. No sólo eso si no que se anunciaban marcas de tabaco por televisión y teníamos la idea de que un niño gordito era un niño sano.

Hoy en día tenemos cada vez más clara la necesidad de realizar una dieta equilibrada, de incluir frutas y verduras en la misma, reducir el consumo de azúcares y grasas y también tenemos clara la función que el deporte puede ejercer para bien en nuestra vida.

Si le sumamos la crisis económica que sufre el país y que salir a correr es uno de los deportes más baratos que existen conseguimos la fórmula ganadora.

FullSizeRender-5

Dorsales de las carreras que he corrido hasta ahora. Este 2016 irá creciendo el número… 🙂

 

¿Y yo por qué corro? Pues debo confesar que hasta hace poco más de 2 años yo era de esas personas a las que si veis corriendo es porque pasa algo grave. Nunca realicé deportes que entrenasen mi capacidad aeróbica: hacía ballet y algo de patinaje artístico de niña, pero más como un hobby que con disciplina de entrenamiento y competición. Es por ello que cada vez que en el colegio tocaba correr yo me buscaba cualquier excusa, atajo, lo que fuera, con tal de no hacerlo. Lo pasaba realmente mal.

Me habían inculcado en el colegio que si estudiabas bien a los libros y si estudiabas mal al balón, es decir, que yo, como estudiaba bien, aquello del deporte no estaba hecho para mi y mejor me dedicaba a otra cosa. Y así lo hice: pasé de los balones de baloncesto lanzados con mala uva y de los esguinces constantes a las clases de piano.

Uno de los días más felices de mi vida fue la última clase de Educacion Física en 1º de Bachillerato. Sabía que, si yo no quería, no habría más carreras por el patio, más saltos a la comba o más partidos de baloncesto o balonmano.

Y así fueron pasando los años, entre las largas horas de estudio de la carrera, el sedentario se fue instalando, hasta que llegó un momento en que dije: Basta!

Tras conseguir dejar de fumar me apunté al gimnasio, con miedo de que ocurriese lo de otras veces: ir 2 semanas y dejarlo. Pero aquella vez fue diferente: quizás el buen ambiente, los excelentes monitores que siempre te animaban y te hacían volver a casa con una sonrisa o el ir viendo resultados poco a poco hicieron que me enganchase.

Yo funciono por “metas” y había conseguido dos muy importantes, así que me puse en búsqueda de la tercera: empezar a correr.

Ahora mismo hace poco más de un año que corro regularmente aunque aún tengo un largo camino por delante para conseguir mi meta soñada, que es correr la maratón de Barcelona. No se cuando ocurrirá eso pero se que ocurrirá.

12079937_1720474718183915_7212439939075477821_o

Carrera popular del HUCA, 27 de Septiembre de 2015 (por cierto, os esperamos a todos de nuevo en Septiembre de 2016)

 

Así que ánimo a tod@s los que lo queréis intentar. Poco a poco se puede conseguir: los primeros días caminarás más que correrás pero verás que cada vez vas corriendo más tiempo seguido hasta que consigas completar tu primera carrera (y te aseguro que esa sensación es indescriptible…).

No te preocupes por ser el más rápido: ya vendrá el momento de mejorar en velocidad. Simplemente corre y DISFRUTA!!! Y verás qué rápido desaparece el estrés, las preocupaciones y todas las cargas que arrastramos en la vida diaria.

Cuando hagas de ello un hábito verás que tu vida habrá cambiado y te sentirás orgullos@ por dos motivos: por llevar una vida saludable y, sobre todo, porque te has propuesto lo que querías.

Como ponía en un muro de mi antiguo gimnasio: NO IMPORTA LO RÁPIDO QUE SEAS. POR EL HECHO DE ESTAR CORRIENDO YA ERES UN CORREDOR.

¿Nos vemos en la próxima carrera ;)?

12374933_969774609769484_4854148193599285006_o

Carrera Popular de Nochebuena de Gijón 2015
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s