Mujeres reales

Hoy me gustaría cambiar un poco el rumbo de las últimas publicaciones y dejar de lado las recetas o tips para ponerme a reflexionar un poquito sobre algo que llevo tiempo queriendo comunicar.

Últimamente está muy de moda lo de sacar líneas de ropa exclusivamente para chicas “rellenitas”, esas a las que se les llama “chicas de talla grande”, “chicas reales”…etc. Se promocionan eventos en todas partes del mundo cuyo centro es transmitir la idea de que las mujeres de verdad tienen curvas, unos kilitos de más y que no se ven representadas por las modelos extremadamente delgadas de las grandes pasarelas.

Hasta este punto todo bien. Es verdad que no todas las mujeres del mundo tienen una 90-60-90, que no todas tienen unas piernas kilométricas o barriga plana. Y yo estoy completamente de acuerdo con ello, con que se realicen todas estas campañas y se quite el estereotipo de la mujer de medidas perfectas establecido por las grandes firmas.

Sin embargo, estos últimos meses no paran de salir en cadenas de televisión y revistas noticias acerca de chicas enfermizamente delgadas, chicas anoréxicas, incluso con pruebas gráficas en las que se demuestra su delgadez. Gracias a esto es por lo que decidí escribir este post. Es verdad que la industria de la moda ha hecho mucho daño a muchas mujeres que se han visto decepcionadas por su cuerpo, se les ha tachado de gordas o de imperfectas,  lo cual no es justo para ningún ser humano pues cada uno es como es. El problema reside en que para justificar este “boom” de defensa a favor de las chicas grandes se utilice a las mujeres delgadas. Cada persona tiene una figura distinta, nadie tiene las mismas medidas, ni la misma masa corporal, ni el mismo metabolismo o constitución… Hay chicas muy altas y muy delgadas, igual que las hay muy bajas y muy gordas.

Y sí, gordas, está bien dicho, igual que delgadas, son simples adjetivos, ambos pueden ser utilizados con ánimo de ofender y causar el mismo daño.

Se ha generalizado la moda de ir al gimnasio para “entrar en ese vestido que me gusta tanto”, para la famosa “operación bikini”, para “bajar esos kilitos que nos sobran”… ¿Pero a alguien se le ha ocurrido pensar que las chicas delgadas también tienen esos problemas?. Hay multitud de mujeres que recurren al gimnasio a “ganar masa corporal”, para “tapar esos huesos que se marcan tanto” o simplemente para aumentar su volumen. Además, ¿en cuántas tiendas tienen tallas petite? En muy muy muy muy pocas, lo cual, pienso, es una gran injusticia.

No todas las chicas que hacen deporte y están delgadas significa que estén obsesionadas y quieran adelgazar más. Que no porque a alguien se le marquen más o menos los huesos o tenga más o menos grasa significa que esté enferma.

Volviendo al principio, está muy bien que las chicas con medidas grandes reclamen su protagonismo y se defiendan, pero ¿mujeres reales?. Mujeres reales somos todas, desde la más delgada a la más gorda. Todas tenemos el mismo derecho a ser reconocidas y todas sufrimos lo mismo. No solo el tipo de mujer de “tallas grandes”.

Concluyendo, por favor, recapacitad un poco antes de hacer comentarios del tipo “va tía, tu que estás esquelética que más te dará” o “¿para que vas al gimnasio? Vas a acabar más en lo huesos todavía”… etc, ya que estáis logrando causar el problema que de otra manera lucháis por solucionar. Todas somos diferentes, todas sufrimos y todas tenemos el mismo derecho a ser reconocidas como mujeres de verdad, o, recurriendo al término usado por las defensoras de las chicas grandes, “mujeres reales”.

#MujeresRealesSomosTodas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s